domingo 21 de enero del 2018

HomeTwitterfacebookyoutubemail

Biografías - Pedro Arias

La Historia de un grande del Atletismo

 

Nació el 14 de Noviembre de 1933, en la localidad de La Bajada , departamento Paclín. Sus padres fueron don José Daniel Arias y doña Faustina Ortega, tuvo diez hermanos, vivieron en una humilde casa, su padre trabajaba en Vialidad Nacional y su madre cuidaba una majada de cabras, además tenían hacienda.

Don Pedro en su infancia curso la primaria en la Escuela 59 de La Bajada hasta el Cuarto grado porque en esa época era muy difícil salir adelante con un ingreso de empleado solamente; él junto a sus hermanos tenían que cuidar los animales, salir por los campos a buscarlos, atenderlos para luego venderlos. Así de esa forma pasó su infancia y adolescencia hasta los 19 años cuando conoció a doña Miguelina González, oriunda de El Portezuelo, con ella se cansó el 2 de Octubre de 1953, y justo ahí le toca el servicio militar, estuvo seis meses y le dieron la baja porque su esposa ya esperaba a su primer hijo: Ángel, cuando nació el niño ellos vivían en la casa de sus suegros hasta la llegada del 2do.: Oscar.

Pedro AriasEn el año 55' empezó a entusiasmarse por el deporte “fútbol”, jugaba para el equipo que representaba a su pueblo natal, lo hacia abajo los tres palos (arquero), así hasta el año 56' donde se presentó la oportunidad de participar de una maratón en la localidad de Los Altos, allí nació también su ambición por este deporte que en esa oportunidad su primer premio fue $5 y una lata de durazno, no solo esos deportes le apasionaban, en sus años mozos también practicaba el ciclismo.

Aparte de practicar distintos deportes, don Pedro trabajaba cultivando las tierras en las fincas de una familia de clase media y conocida “Los Rodríguez”. Luego de un tiempo don Pedro y su familia se trasladaron a un puesto como cuidadores, el mismo se llamaba Los Titiles, allí nació su primera hija mujer Rosa, luego María.

Después de un largo tiempo volvieron a vivir en El Portezuelo donde nacieron el resto de sus hijos y donde también tuvieron la mala experiencia depender a uno de sus gemelos, pero a pesar de todo llegó a tener nueve hijos en total.

Con todos estos golpes que le daba la vida el nunca descuidaba su amor por el atletismo, participaba en todas las invitaciones que le hacían sin importarle el premio, generalmente en su categoría salía primero, recorrió casi toda Catamarca de la mano del atletismo.

En el año1967 don Pedro tuvo la suerte de ingresar a trabajar en la guardia cárcel de allí se retiró en el año 1988 con el llamado “retiro voluntario”, con el ingreso de este trabajo el pudo realizar su propia casa y tener mejor bienestar para los suyos.

Luego se dedicó nuevamente al cuidado de distintas fincas cultivando y cosechando verduras y frutas para gastos caseros y a veces vendía, no solamente hizo eso, también tenía a su cuidado ganado vacuno a campo abierto que fue muy sacrificado que llegó a tener un accidente con un animal bravo, donde recibió un fuerte impacto en la parte del hígado y riñón dejándolo convaleciente hasta que pudo recuperarse, dejando sin duda alguna secuela, también casi perdió su vida debido a que tomó agua del arroyo y le dio la fiebre amarilla, que gracias a Dios no pasó a mayores.

A pesar de todo lo que le pasaba no dejaba de participar en las competencias a nivel provincial y además nacional, él llegó a Córdoba, La Rioja , Salta y Tucumán, entre otros.

Por su impecable trayectoria en el atletismo y su gran acompañante como ser el diario “El Sol” en su momento y luego “ La Unión ”, él tuvo la suerte de ser uno de los 5.000 invitados a participar de la Gran Maratón “El Gráfico” en el año 1974 que salió en el puesto 700 de la gran multitud de participantes, fue el único representante de la provincia de Catamarca.

También en el año 1974 participó en Jesús María (Córdoba) donde ocupó un espacio bien definido, cumpliendo una brillante labor, allí concurrió junto a sus compañeros Tomás Tula, Félix Ramos, Felipe Abregú, Antonio Tula, Manuel Arroyo y Simón Maidana.

Dueño de una sencillez y una humildad que enaltecía sus dotes personales, Pedro Arias fue un brillante embajador del atletismo catamarqueño en distintos centros del país e incluso se dio el lujo de integrar la primera delegación local que participó de la mundialmente conocida “Corrida de San Silvestre” que se concreta todos los fines de año en la ciudad de San Pablo (Brasil).

Fue en diciembre de 1979, cuando en compañía de Ramón “Pato” López y Hugo Figueroa defendió con altura los colores ambateños en esa inmersa mole de cemento del vecino país. El grupo también estuvo conformado por el entrenador y juez nacional Rolando Ferrero, el dirigente Julio Argentino Bulacios y el jefe de Deportes, Leopoldo Romero. El viaje en camioneta (casi una “locura”) demandó tres días, arribándose el 30 de diciembre, en la víspera de esta “maratón” internacional, fue la mas importante en su vida, nunca se pudo olvidar esa hazaña hasta sus últimos días.

Ya por el año 1981 comenzó a realizar en la localidad de El Portezuelo su propia maratón, haciéndola sin falta todos los años casi siempre en el mes de febrero, allí donaba algunos de sus premios para los participantes de las distintas categorías que se hacían presente.

Actualmente después de su deceso se la sigue realizando en su homenaje, que es organizada por sus hijos y fiscalizada por la entidad madre del atletismo: ASOCAT.

Don Pedrito como la mayoría lo llamaban, era muy conocido, él sembró su amistad sin límites cosechando así muchos amigos, que donde se paraba lo saludaban.

Tanto fue su amistad que hasta los presos donde el trabajaba lo reconocieron con un cuadro de honor, enalteciendo su respeto hacia los otros, en el 79' cuando regresó de su participación en la maratón de San Silvestre.

Así pasaba su vida siendo esposo, padre y amigo ejemplar.

A pesar que su vida fue dura pero fructífera nunca se alejó de su amado deporte el “atletismo”.

Hasta que un día en el año 97' tuvo que decir basta a su carrera deportiva, debido al descubrimiento de una maligna enfermedad “cáncer de hígado” donde recorrió Córdoba para su tratamiento que vano fue, esta maldita enfermedad lo llevaba poco a poco, su sufrimiento duró tanto que no pudo resistir, que un 23 de Noviembre de 1997 alas 13.20 horas dejó de existir, su deceso produjo una gran conmoción y tristeza de los familiares, amigos y conocidos, pero dejó a su paso un buen ejemplo de vida.

Sus restos descansan ahora junto a su amada esposa y compañera de toda su vida, en el cementerio de El Portezuelo lugar donde lo acunó sus últimos años.

En don Pedro Roberto Arias se conjugaban en forma casi perfecta el atleta y el señor, es decir la calidad y la capacidad para la competencia con la riqueza humana y el tesoro espiritual. Y de ello pueden dar cabal testimonio quienes estuvieron viviendo junto a él su honesta y transparente campaña en el deporte. Desde entonces se lo recuerda con enorme respeto y gran admiración “caballero como pocos”, así lo calificó alguna vez su amigo Rolando Ferrero. Nada mas justo a la verdad.

Esto fue un recorte de su vida que será hoy y siempre recordado por sus nueve hijos, 25 nietos y 5 bisnietos.

buscar

AGENDA

LAS MÁS LEÍDAS

VIDEOS

Titulo Video

Copyright 2011 AlTroteCatamarca altrotecatamarca@gmail.com - Desarrollado por Fz